Cenefa con nombres evocadores

¡Qué contenta estoy, me he comprado un teléfono con cámara de fotos y ya puedo hacer fotografías cuando salgo por ahí y veo algo que me gusta!.

Y voy a estrenarme hoy con vosotros, con las imágenes que conseguí del baño de una cafetería de Galapagar.

Te sorprenderá si te digo que el baño estaba impoluto, limpio y nuevísimo, una rareza en los baños de bares y cafeterías de esta nuestra piel de toro.

La verdad es que es una manía mía la de entrar en todos los baños de los locales que visito para ver que tipo de decoración tienen.

Ni que decir tiene que en la mayoría de los casos lo único que encuentro es suciedad y cutrez.

Pero cuando te encuentras con un baño bonito, con unos azulejos bien elegidos, una combinación de colores bien coordinada, unos sanitarios limpios y algún detalle decorativo, aunque todo tenga un diseño sencillo es un gustazo.

Y eso es lo que me pasó en esta cafetería, que por cierto tenía una decoración que también me agradó, en especial el papel que eligieron para alguna de las paredes con los mismos dibujos que se aprecian en los azulejos de baño pero en gris y parecía vinilo.

El resto de las paredes estaban pintadas en un granate fuerte, la vista era muy agradable.

Bueno, que me enrollo, cuando entre en el baño vi la cenefa que recorría las paredes en horizontal y en vertical, no en todas claro está pues sería demasiado cargante, me gustó la idea. Lo normal es poner una o dos cenefas pero en un solo sentido.

También te puede interesar:  Ideas para organizar el baño

Ya en la zona del retrete me fijé que los nombres correspondían con objetos que me evocaban buenos olores, lavanda, manzana, chocolate, esencia. Os parecerá una tontería pero me hicieron recordar esos olores y fue una experiencia muy agradable.

Un buen ejemplo de como la vista y los recuerdos pueden condicionar una experiencia haciendola más o menos agradable.

Claro que también ayudó el hecho de que todo estuviera limpio, si al entrar lo hubiera encontrado desastroso y sucio me habría parecido una contradicción y me habría salido algún comentario sarcástico.

Los azulejos en rojo cereza presentaban un dibujo de una linea que se curvaba sobre si misma como un largo gusano enrollandose, pero era tan tenue que no se si lo podréis apreciar.

A pesar de ser una decoración sencilla, con colores que siempre tienen éxito, como son el rojo y el blanco, la elección de la cenefa, con algo de brillo y las palabras que lucían, ha sido la guinda para este baño tan agradable.

Para mi un éxito del decorador y la demostración de que no son necesarias cosas complejas ni recargadas las que crean un buen ambiente.