Centros navideños

Cuando nos sentamos a la mesa en Navidad, el centro que viste esta cena, es el centro navideño, el cual, da elegancia y color junto a todo el resto del menaje. Con la decoración, se crea equilibrio en el ambiente e integración.

El centro navideño que adornará la mesa, tendrá la función de amenizar, por ello, ha de ser atractivo. Lo podemos hacer nosotros mismos en casa, solo es cuestión de imaginación y buen gusto.

Con unas velas grandes y gruesas de color blanco o rojo (los colores navideños) se pueden arreglar alrededor de ellas en su base, ramas de pino natural y una guirnalda con piñas. La forma en que las hemos de poner, será en una bandeja alargada, pues si la mesa es larga, quedará muy bonita.

Un centro muy fácil de hacer, son los centros con agua. Para ello, necesitamos dos recipientes (uno más pequeño y otro más grande). El más grande se llena de agua y unas gotas de colorante, seguidamente introducimos el pequeño, el cual, llevará la vela dentro y… ¡listo!. Algo importante es que el agua no llegue hasta el borde del recipiente, pues se podría desbordar, con unos milímetros más bajo del nivel, basta para dar el efecto decorativo del color, el cual, podría ser del mismo tono que el mantel.

Con frutas se pueden crear igualmente centros muy originales. Manzanas, naranjas, cerezas… darán un toque de naturalidad al ambiente de la cena. Creando un círculo, pueden pegarse unas frutas a otras, por ejemplo, todo de manzanas y en el hueco que queda dentro, colocamos una vela de color. Si entre manzana y manzana quedan huecos, se pueden rellenar con frutas más pequeñas como uvas o cerezas.

También te puede interesar:  Estilos de alfombras de baño

Fuente: decora ilumina