Muchas veces no somos conscientes de los recursos decorativos que nos ofrece la propia naturaleza, en algunos de sus frutos que siempre tenemos cerca pero rara vez recaemos en su belleza estética: la fruta.

Una cesta de frutas puede servir como elemento decorativo en una estancia como la cocina, o el comedor, contrastando con una decoración por ejemplo sobria, o de tonos neutros, para dar una nota de color a la habitación. ¿Qué frutas elegir? Todo depende del matiz que queramos dar, y por supuesto de la época del año en la que estemos.

fruta.jpg

Por ejemplo, siempre podemos utilizar naranjas y manzanas, dado que están presentes todo el año y son frutas resistentes. Además las manzanas están disponibles en muchos colores, pudiendo incluso crear una cesta sólo con manzanas. Cuando se acerca el buen tiempo, podemos crear una cesta de frutas combinando frutos silvestres, frutas del bosque y otras frutas de tonos vivos y fuertes.

La cesta también deberá ajustarse al tipo de fruta que contenga. Las cestas planas, a modo de bandeja de mimbre, e incluso fuentes planas, ligeramente curvadas en los bordes para evitar que ruede la fruta, pueden quedar muy elegantes. Desde luego, es una decoración muy apetitosa.

También te puede interesar:  Cómo elegir unas cortinas
  • Yo llevo ya 4 pedidos de cestas de frutas a http://www.cestasconfrutas.com para decorar mi salón cuando hago cenitas con los amigos. Es una frutería de Zaragoza que las envían gratis a cualquier parte de España.
    Aparte de lo chulas que quedan, luego en los postres las atacamos porque la verdad es que tienen un fruta exquisita.