Las chimeneas son partes fundamentales de las casas, sobre todo en invierno. Pero su función no es sólo la de calentar la habitación, también es un gran elemento decorativo. Aunque una gran chimenea presidiendo una habitación es perfecta, lo cierto es que en ocasiones no tenemos el espacio que nos gustaría para tener este elemento en casa. Un momento, ¿seguro que no tenemos espacio?

En lugar de una chimenea majestuosa, podemos optar por pequeñas chimeneas ecológicas que decoren y calienten nuestra vivienda. Una opción son aquellas que tienen el bioetanol como fuente de energía, de manera que podamos prescindir de grandes instalaciones para expulsar el humo y los gases que otros sistemas emiten.

Esta opción utiliza una energía alternativa que contribuye, además, al cuidado del medio ambiente, ya que son carburantes no invasivos. Además, la mejor ventaja de todas es que tienen unos diseños fantásticos y muy bonitos, al gusto de casi todo el mundo.

Si te estás preguntando si el calor que desprende este tipo de chimeneas tiene la suficiente potencia como para calentar tu casa… Sí. El calor es el mismo que el de las chimeneas convencionales, no te preocupes por este aspecto, podrás sentarte con una alfombra delante de ellas sin ningún problema.

Gracias a la gran variedad de diseños en el mercado podrás escoger chimeneas alargadas, redondas, con cristal, al descubierto, bajas, para ubicarlas en alto… cualquier estilo que se te ocurra seguro que está disponible y queda de lujo en tu casa. ¿No crees que va siendo hora de dejar de pasar frío?

También te puede interesar:  El estilo danés en la decoración del hogar