Pues no lo encuentro, pero no desistiré. Vi el otro día en un programa de decoración un inodoro, sin cisterna  vista, ovalado que parecía un puf. No se notaba nada, nada, nada que había un retrete.

Los inodoros sin la cisterna a la vista tienen más posibilidades creativas que los que llevan  cisterna a la vista por razones evidentes.

Pero, ya estamos mucho más cerca con los nuevos sistemas de cisternas más pequeñas y empotradas. Esta en concreto mide solo 8 cm de ancho y contiene 9 litros de agua

Lo bueno que tienen estas cisternas es que bien podemos empotrarlas en la pared o crear un muebles al uso para tenerlas a mano.


La página donde la publicitan trae unos vídeos de montaje muy prácticos tanto para los manitas como para los fontaneros.

¡Genial!, pronto ya no sabremos si estamos en un baño o en cualquier otra estancia de la casa.

 

Fuente: geberit

Mury, un beso

 

 

También te puede interesar:  Bote de sal de colores