Claves para iluminar bien el dormitorio y el baño

Dormitorio. En la zona de descanso se debe apostar por una luz general suave y una cuidada iluminación ambiental para crear un espacio acogedor y relajante, con pequeñas luces sobre las tablas de noche, luces directas por si nos gusta leer antes de dormir y focos verticales en el armario o vestidor para una correcta visión de las piezas. En caso de contar con un escritorio, un flexo aportará un rayo de luz intenso para trabajar confortablemente.

Baño. La luz general debe complementarse con una de directa en el espejo, a fin de obtener una mejor visibilidad a la hora de llevar a cabo las actividades de higiene, o bien de maquillarse o afeitarse. Un consejo: los focos sobre el espejo crearán una serie de sombras que se evitarán si se sitúan en los laterales.

Fuente: facilísimo

También te puede interesar:  Una vistosa lámpara