Lo cierto es que en casa tenemos muchos espacios que no siempre aprovechamos de la manera más adecuada. Por ejemplo, ese mini armario que utilizamos como despensa o almacén de trastos, idéntico al de la foto superior. Se trata de un armario tan pequeño que no se puede utilizar como un armario, pero que sí sirve cono un espacio en el que se pueden guardar montones de cosas.

Vale, puede ser útil, pero seguro que al final te acabas dando cuenta de que guardas montones de cosas que no vas a utilizar para nada y que te están haciendo desaprovechar ese espacio. Espacio que podrías utilizar, por ejemplo, para hacerte una cloffice, es decir, una oficina en el armario.

He encontrado el término por casualidad, y deduzco que viene de la mezcla entre las palabras inglesas closet (armario) y office (oficina). Y sinceramente, me ha parecido una idea de lo más original, de las que merece la pena tener en cuenta.

Fíjate bien en el cambio que puede dar el espacio que antes se destinaba a almacenar trastos…

No me digas que no es mucho más práctico así…

Lo cierto es que me gusta mucho lo bien que queda y lo práctico que resulta. Puedes forrar la pared con un papel o un vinilo de pizarra, para poder ir haciendo las anotaciones que necesites. Por otro lado, la parte superior puede venir genial con una balda (o dos, si la altura del techo lo permite).

En el interior del armario puedes colocar una mesa, que te puede servir como escritorio para sentarte con tu portátil, e incluso puedes conseguir un taburete o una silla plegable que quepa dentro del armario, para poder guardarla con la puerta cerrada.

También te puede interesar:  Elegir entre puertas correderas o batientes

¿Qué te parece? Sin duda, es un concepto muy original, pero que puede ser todo un acierto para muchas casas.

Vía| Apartment Therapy