Nos gusta la madera. La calidez que otorga a los ambientes es inigualable. Sí, su precio puede ser alto, pero la confortabilidad que nos da a cambio es fantástica. Hoy os presentamos una cocina original en donde la madera, la luz natural, y los tonos amarillos crean una combinación de aspecto maravilloso.

El espacio dedicado a la cocina debe tener, como hemos comentado en otras ocasiones, un importante papel práctico. Es un lugar donde dedicaremos mucho tiempo a cocinar y también, cómo no, a comer. Por ello, todo debe estar en su lugar, con los utensilios a mano, habilitando espacios para disponer de todo el instrumental adecuadamente.

Todo esto no es óbice para que dispongamos de un espacio cuidadosamente decorado. En el caso del que hoy hablamos, se dispone de un gran espacio, tanto en longitud como en altura. Llama la atención, especialmente esto último, ya que se trata de una casa unifamiliar de techos altos. Esto permite una gran entrada de luz natural que inunda la cocina logrando un aspecto fascinante. No todos podemos tener esta suerte, pero si dispones de las condiciones adecuadas no te olvides de aprovechar al máximo un elemento de tanto valor como la luz.

En este caso, esta entra por un triple ventanal, además de un pequeño vano superior. Por otro lado, la madera protagoniza la decoración de esta cocina en encimera, muebles y mesa. La calidez de este hecho combinada con el torrente de luz, crean un ambiente cálido y confortable como pocos.

También te puede interesar:  Accesorios de Textura para tu cocina

Para rematar se ha optado por los tonos amarillos para las paredes y algunos complementos como el mantel. Este tono amarillo anima el espacio y sirve de contrapunto perfecto para el tono más oscuro de la madera.

El resultado es una cocina de ensueño en la que pasar ratos agradables ideando recetas.

Foto: Stacey Van Berkel-Haines