Cuando llevamos mucho tiempo metidos en un proyecto, llega un día que deseas que se acabe para poder verlos finalizado. La falta de paciencia invade las personas de hoy en día.

Muchas veces, después de pintar la habitación de los niños, colocar el mobiliario, algunos cuadros y el almacenaje necesario para ocultar y recoger todos sus juguetes, tenemos ganas de cerrar el proyecto y lo terminamos rápido. Por eso cuando nos damos cuenta que necesitamos protectores para los enchufes o una simple lámpara, tendemos a ir al primer bazar que vemos y elegir ahí este detalle. Pero si nos preocupamos por una bonita decoración hasta el final, quizás los colgadores que hoy presentamos nos ayuden a cuidar hasta el último detalle.


Con formas de animales, insectos, flores o hasta un coche, en Maze tienen unos divertidos y coloridos colgadores, dónde les encantará colgar sus pequeñas chaquetas.

Colgadores de colores vivos y alegres, dónde sus protagonistas son Iggy, Taxy, Snaily, Sally y Ducky. Cinco animalitos, que van collados a la pared por unos tornillos, sujetando así su estructura metálica con una sujeción segura. Sus formas redondeadas, están pensadas para que se puedan usar con frecuencia y sin la supervisión de un adulto.

Para los que quieran dejar de lado los animales hay tres modelos más con los que decorar su habitación que son CarCaravan, un coche a remolque de una pequeña caravana y TutTut, un largo y bonito tren rojo. Si te gustaría colocar algo más femenino, también hay unas grandes flores que prestan sus pétalos para poder colgar su bata para pintar.

También te puede interesar:  Ideas para decorar fiesta infantil de hadas

La solución más sencilla y práctica es el cajón Happy. Una estantería cubierta con cara de rana simpática, que no le importa guardar en su interior todo lo que los niños necesitan para jugar. Es una buena idea colocarla junto a su mesa de actividades, o en algún lugar dónde el niño pueda dejar los juguetes que más usa.

Unos colgadores aptos para su cuarto de descanso o juegos, para que los niños sientan que ese espacio les pertenece.