Los cuadros en cualquier decoración, son fáciles de colocar, solo requieren un poco de habilidad, pero lo que cuenta en cualquier estilo, es el gusto al colocarlo en el lugar justo y debido. Aquí juega la estética.

Para buscar el lugar adecuado, has de tener en cuenta la distribución. Todo depende de la cantidad de cuadros que se vayan a colocar. Si estos son del mismo tamaño, de marcos similares o iguales, no los pongas en la misma línea o altura, intenta romper la monotonía que te ofrecen. Busca una línea diagonal o perpendicular, pero nunca recta. En el centro coloca tu preferido.

Las fotografías o temas que contenga un cuadro, también cuenta a la hora de colocarlos, se ha de buscar la armonía del lugar.

Un error muy común, es la situación en la pared, se suelen colocar alto, pero esto no es adecuado, los cuadros han de esta a la altura de la vista para que puedan ser observados cómodamente.

Nunca utilices clavos para su sujeción, los clavos maltratan las paredes, es mejor los ganchos adecuados para colgar este tipo de accesorio, son más seguros y no hacen agujeros exagerados.

Los cuadros colocados en forma vertical, dan apariencia de los techos más altos, algo ideal para habitaciones pequeñas.

Si el espacio es amplio y luminoso, no existen grandes problemas para la colocación, se pueden situar en el lugar más deseado, sin afectar en nada al espacio.

Si la situación son pasillos o galerías, la situación ha de ser en fila, uno al lado del otro, esto da sensación de profundidad.

También te puede interesar:  Algunas ideas para decorar con cuadros

Fuente: facilísimo