Son las fiestas del pueblo en donde vivo, las pandillas de amigos llevan varios años vistiendose con petos y camisetas en las que imprimen su propio mensaje. En general iban de blanco y luego decoraban sus ropas con mensajes, firmas, dibujos y todas esas cosas.

El año pasado ya metieron color y era el naranja y el amarillo los que prevalecían. Este año el color es el fucsia, el pantalón blanco y la camiseta fucsia.

Y me ha inspirado, ha si que me he puesto a mirar que decoraciones podíamos encontrar en este color o empleado como complemento.

El color fucsia, como el rojo es un color cálido que crea la sensación que los espacios son más reducidos de lo que realmente son, por eso es que pueden resultar agobiantes.

Personalmente no elegiría una decoración totalmente en fucsia, sino que la emplearía como complemento que de fuerza a otros colores ya sean complementarios o contrarios según la rueda de los colores.

Para que puedas apreciar la diferencia te dejo algunos ejemplos de ambas posibilidades.

 

Mury, un beso.

También te puede interesar:  Jardines bien cuidados