Color-función

0
115

La importancia que tiene la elección del color en la decoración de una estancia es fundamental ya que el color determina la sensación que desprenderá el ambiente. El clima influye en la percepción de los colores y se ha comprobado estadísticamente que las personas que viven en climas cálidos, prefieren colores cálidos y las que viven en climas más fríos, prefieren los colores fríos.

Los colores cálidos, relacionados psicológicamente con el sol, en tonos claros, como los tonos rosados y los cremas, transmiten tranquilidad, sensaciones acogedoras y facilitan el descanso. Con matices rojizos y anaranjados aportan sensaciones vitales y sugerentes. Los colores cálidos nos provocan sensación de cercanía, mientras que los fríos invitan a mantener las distancias. Los colores fríos, relacionados psicológicamente con el agua y la vegetación, como el azul, el verde y el morado, aportan frescor, vitalidad y facilitan la concentración.

Comedor con pared naranja

Hemos de tener en cuenta las anteriores características del color a la hora de decorar, ya que será determinante en el resultado decorativo de la estancia. Por ello hemos de conjugar los efectos que va a producir el color en nosotros y la función a la que vamos a dedicar el espacio. Esto hará que nuestra convivencia en el espacio se torne totalmente armónica. Por tanto, para los salones y cocinas son preferibles los colores cálidos, mientras que para las habitaciones de estudio o los baños, son preferibles los fríos. Contando, por supuesto con tu gusto personal, no olvides de adecuar el espacio a la función a la que está destinado, y una de tus herramientas más efectistas y sencillas es a través de la combinación de colores que utilices.

Dejar respuesta