La terraza es un espacio ideal para disfrutar en verano. Es un lugar perfecto para salir a escuchar música, a tomar el aire, a charlar con amigos… En fin, que se podría decir eso de que “quien tiene una terraza tiene un tesoro”, y la verdad es que merece la pena disfrutar de un rinconcito así para relajarse.

Por eso, lo mejor es optar por una decoración que encaje en los gustos de cada uno, para crear un ambiente especial y muy acogedor. En este sentido, las opciones a la hora de decorar una terraza son muchas, pero esta en concreto puede ser todo un acierto.

Se trata de ponerle un toque de color a la zona de la terraza, pero sin necesidad de recargarla demasiado ni de invertir mucho en muebles. Simplemente hace falta un poco de imaginación y unas manos de pintura. La idea es decorar una de las paredes con una pintura original. En este caso, se trata de unas franjas en tonos cálidos, que parecen simular los rayos del sol, que caen sobre la terraza.

Claro que, como siempre, puedes optar por personalizar la idea y darle tu toque personal, por ejemplo, cambiando el color de la pintura. Eso sí, para que destaque bien lo mejor es pintar sobre un fondo blanco, una original idea que como ves, da muy buen resultado.

Por otro lado, otra de las cosas que hay que tener en cuenta es que no hace falta una terraza demasiado grande para poner un detalle así, una de las principales ventajas de esta idea, puesto que con colocar una mesa y un par de sillas, sería suficiente.

También te puede interesar:  Una pared en negro, ¿una buena idea?

¿Qué te parece la idea? Desde luego, es sencilla y queda muy bien, y no hace falta un gran desembolso para ponerla en práctica. ¿Te animas a darle un toque de color a tu terraza?

Foto de Apartment Therapy