Al recrear el ambiente de un salón, puedes crear luminosidad, frescura, amplitud… los complementos te ayudan a lograrlo. Texturas, materiales, colores, mobiliario… junto a los complementos decorativos, son todas las herramientas para conseguirlo.

Este ambiente fresco y luminoso, va muy bien en aquellos lugares donde el espacio es reducido, con poca luz… sobre todo el salón, es el que se va a beneficiar de este tipo de decoración.

El material textil se brinda más al algodón y lino. Si tu problema es el económico, no tienes por qué retirar el sofá para adquirir uno nuevo, utiliza fundas en estos materiales de textil. Una buena idea es tener varias fundas, sobre todo, una para invierno y otra para verano. Los colores más recomendados son el beige, crudo o blanco. Los cojines, como son los objetos contrastantes, escoge un color más claro y de materiales frescos, si te gustan los estampados, las flores son las más adecuadas para estos ambientes naturales. Si lo que te gustan es algo menos clásico, opta por dibujos geométricas.

No necesariamente se ha de inclinarse hacia las tonos beige, crudos o blancos, los tonos pastel (verde, azul, gris, malva…) pueden quedar igualmente muy bien.

Las alfombras para estos ambientes, han de ser de materiales frescos, como las fibras vegetales (yute, sisal) o combinados con sintéticos.

No olvides añadir flores. Los ramos pequeños, dan un toque coqueto y muy fresco. Las blancas dan luminosidad y elegancia. Las malvas y rosas dan toque de color sin perder la claridad. Si no quieres preocuparte por el mantenimiento de las plantas, opta por las artificiales, con ellas también se consiguen buenos efectos.

También te puede interesar:  Consejos para decorar

Fuente: decorar