Es sabido que los colores influyen directamente en el estado de ánimo de las personas por lo que los colores con los que se decore una estancia deben estar bien pensados e ir dirigidos a aquello que queramos que nos transmita, y en el caso de los niños hay ciertos colores que deben evitarse en la decoración del dormitorio infantil a toda costa para que no les influya negativamente, sobre todo en la pintura de las paredes.

En el momento de pintar la habitación de los niños deberás evitar colores en las paredes como el rojo o el amarillo brillante. El rojo queda prohibido porque transmite fuerza y energía por eso este color les daría vitalidad excesiva y a los niños les costaría concentrarse en sus quehaceres, en cambio si te aconsejo que lo añadas en los elementos decorativos como algún cuadro o en los textiles.

El amarillo también es un color que debe evitarse en las paredes ya que podría irritar, pero el amarillo tiene cosas muy buenas y es que favorece la concentración por lo que también te aconsejo que lo añadas a los detalles de la decoración.

Ambos colores, el rojo y el amarillo aunque se deben evitar también puedes utilizarlos en alguna pared pero siempre en combinación de tonalidades mucho más claras e incluso con el blanco.

habitacion infantil literas

Lo mismo ocurre con los colores oscuros o apagados, éstos también deben evitarse. ¿Te imaginas pintar la habitación de un niño en gris o negro? Es totalmente contraproducente para su alegría innata y su vitalidad. Mejor colores claros y que potencien la tranquilidad o la creatividad, la confianza y el bienestar como el verde, azul, naranja, malva …siempre en sus tonalidades más claras.

También te puede interesar:  Decoración infantil en beige | cuarto del bebé

Así que si estás pensando en pintar la habitación de tus hijos, te aconsejo que tengas en cuenta estas recomendaciones para que pueda ser una estancia agradable y confortable para los más pequeños.