Sin duda, a la hora de decorar una casa el color es uno de los elementos más importantes que hay que tener en cuenta. Y es que la apuesta por el color puede determinar la decoración de tu casa. Por ejemplo, las paredes en color blanco pueden ser una opción clásica y con estilo, las paredes en colores pastel pueden ser estupendas para un ambiente romántico, los tonos más fuertes y llamativos pueden ser una opción animada…

Pero no solo se puede poner color en las paredes, los muebles también pueden ser perfectos para aportar color a una estancia. Y esa es precisamente la idea de la que vamos a hablar en este post. El color puede ser el protagonista de diferentes tipos y estilos de muebles, combinando diferentes tonos para crear un ambiente alegre y muy animado.

La verdad es que las posibilidades son muchas y muy variadas. Por ejemplo, ¿qué te parece la original idea de la foto superior? Se trataría de combinar las puertas de los armarios de la cocina  en colores alegres y muy animados. Los colores fuertes son perfectos para darle un aire fresco y veraniego a cualquier estancia, por lo que pueden ser todo un acierto para decorar.

Esta otra idea también puede funcionar de maravilla: se trata de pintar la parte trasera de un mueble con estantes en colores diferentes: amarillo, rojo, fucsia, azul…

 

Esta otra idea, por ejemplo, también puede ser una muy buena opción, a ver qué te parece.

 

Sin duda, es una alternativa de lo más original para ponerle un punto original a cualquier estancia, y sin duda, puede aportar un toque muy fresco a cualquier habitación: la cocina, el salón, un dormitorio, el cuarto de los niños… Cualquier espacio puede ser perfecto para poner un toque de color de lo más animado.

También te puede interesar:  Todo blanco

Fotos de Apartment Therapy