Los colores para la habitación deberán transmitirnos tranquilidad, permitiendo que nos podamos relajar a la hora de dormir. Para elegir una buena combinación de colores es necesario tomarse un tiempo. Tendrás que ponerte a pensar que ambiente deberás crear.

La elección del color dependerá del gusto de cada persona, pero se pueden tener en cuenta algunas reglas básicas para obtener un buen efecto. En primer lugar se tiene que pensar en el espacio de la habitación matrimonial.

Colores para la habitación
Fuente: Machbel 

 

Si la habitación es pequeña, lo mejor será usar tonos claros para que no se genere una sensación de reducción aún mayor. Deberemos tratar de evitar el uso de colores oscuros.

En el caso de que se tenga una buena iluminación natural o artificial se deberá ganar profundidad y la sensación de amplitud en nuestra habitación En el caso de que la habitación sea pequeña y con poca iluminación no se deberán usar cortinas que sean muy oscuras ya que darán la sensación de una mayor oscuridad.

Efectos de cada color

Colores verdes y azules: son tonos fríos que generan tranquilidad y pasividad. La desventaja es que pueden incrementar procesos depresivos.

Colores rojos y anaranjados: se trata de colores cálidos que nos permiten fomentar la actividad. No son las mejores recomendaciones para una habitación ya que pueden provocar insomnio o alterar el sueño.

Colores pasteles: estos tonos son la mejor alternativa. Además de incrementar la profundidad del ambiente genera una sensación de tranquilidad. Es una opción con la que seguramente no te equivocarás.

Antes de elegir el tono en la habitación deberás hablar con tu pareja acerca de sus gustos y preferencias y si tienes la posibilidad y disfrutas de las actividades manuales pueden disfrutar pintando juntos la habitación, una tarea que puede resultar gratificante y afianzar sus lazos.

También te puede interesar:  Decoración de dormitorios shabby chic