Los colores relajantes son indispensables para que puedas estar a gusto en tu hogar, especialmente si es en estancias destinadas para el descanso, como el dormitorio o el salón.

Colores relajantes
Fuente: Sofás Deco

Elegir los colores más adecuados para las paredes es indispensable para poder lograr el ambiente y el estilo que estamos buscando. Si es para estancias como el salón o el dormitorio, optar por colores relajantes es la mejor opción. Conseguirás en ellas un ambiente tranquilo y perfecto para descansar, que mayoritariamente es lo que hacemos en esas dos estancias.

El color tiene mucha relación con el estado de ánimo de las personas, no cabe duda de que nos ayuda a sentirnos mejor si es el adecuado, más tranquilos. En cambio, si un color es demasiado estridente o llamativo, puede alterar nuestro estado de ánimo, por lo que es imprescindible que en las estancias de descanso sean colores relajantes.

¿Qué colores son?

Los colores más recomendables para conseguir ambientes relajados son los neutros y claros, como las tonalidades pastel. Si lo que buscas es un espacio que trasmita paz y serenidad, apuesta por colores como el blanco, el vainilla o el beige, entre otros. Lograrás sentirte mejor que nunca y aprovecharás al máximo cada sensación y cada espacio, disfrutando así lo máximo posible de estar en tu hogar.

Colores relajantes
Fuente: Decoración2

Lo importante es que tengas claro los que no puedes utilizar si quieres un ambiente relajante, y son los colores demasiado llamativos, los tonos muy radicales o los muy estridentes. No solo para las paredes, evita todo eso también en los muebles. Si te gustan estos colores, utilízalos en elementos decorativos.

También te puede interesar:  Herramientas sólo para chicas

Las tonalidades pastel están de moda gracias a sus poderes relajantes, así que son perfectas en cualquier color, aunque son los naranjas, azules, verdes, violetas y amarillos los que mejor quedan y más se llevan. Además, todos ellos producen un efecto que calma el sistema nervioso, siempre y cuando sea en las tonalidades más claras.

Colores relajantes
Fuente: Muebles Los Pedroches

Aunque el blanco también puede ser bueno para relajarse, solo lo conseguirás si la estancia no es muy luminosa, ya que si lo es se potenciará la luz y la relajación será un poco más difícil. Si además de una estancia relajante quieres que tenga un ambiente elegante, formal y sobrio, apuesta por tonos naturales pero apagados, como marrones, tostados, beige o grises, por ejemplo.

¿De qué sirve utilizar colores relajantes?

Tal y como se puede deducir al nombrarlos, estos colores son perfectos si buscas la relajación. No hay nada como llegar a casa después de un largo día de estudio o trabajo y poder relajarte en el salón, algo que no podrías hacer si los colores te lo impiden.

¿Cómo elegir el color adecuado?

Colores relajantes
Fuente: iMujer

Para poder elegir el color más adecuado para una estancia debes plantearte varias preguntas, y en función de las respuestas llegarás a la conclusión de que es mejor uno u otro color. Estas son las más importantes que debes tener en cuenta:

  • ¿Qué uso se le dará a la habitación?
  • ¿Quién la utilizará?
  • ¿En qué horas del día tendrá más uso?
  • ¿Cuánta luz natural recibe?
  • ¿Qué elementos arquitectónicos pueden destacarse?
  • ¿Qué muebles tendrá el cuarto?
  • ¿Qué colores se han empleado en las habitaciones contiguas?
  • ¿Qué sensaciones y emociones desea que evoque el cuarto?
También te puede interesar:  Las toallas también forman parte de la decoración del baño.

Además, es importante saber cómo combinan determinados colores y tonos para poder conseguir las mezclas más adecuadas. Estas son las principales combinaciones de cada color:

  • Rojo: toda la gama de los rojos combina bien junta, al igual que lo hacen los rosas. Estos dos colores combinados pueden quedar muy bien en una habitación que tenga los tonos pastel como protagonistas.
  • Naranja: las tonalidades suaves del naranja son muy cálidos, perfectos para relajarse, mientras que los oscuros deben utilizarse con moderación. El naranja combina muy bien con el marrón, el turquesa y el gris.
  • Amarillo: toda la gama de amarillos combina muy bien con naranjas, verdes y azules.
  • Verde: este color es perfecto para utilizar como tono neutro en cualquier estancia, y cualquiera de sus tonalidades combina a la perfección entre ellas.
  • Azul: todos los azules combinan entre ellos de forma estupenda, en cualquier intensidad y tonalidad.
  • Violeta: la gama de violetas también va perfecta combinada, aunque en algunos casos puede resultar agobiante. Este color combina muy bien con el verde y el rosa suave.

Como puedes ver, tienes muchas opciones para disfrutar de colores relajantes en tu hogar. Si eliges los más adecuados para cada estancia, estoy segura de que podrás sacarles el máximo partido y que tus paredes tengan una decoración espectacular.

Si necesitas que tu dormitorio o salón te pueda proporcionar la comodidad y tranquilidad que mereces, no dudes en seguir todas estas pautas. ¡El éxito está asegurado!