Tiempo atrás las abuelas y madres confeccionaban las colchas de todas las camas de la casa, con más o menos gusto, pero llenas de cariño. Era habitual verlas tejer a todas horas.

Soy partidaria de todo lo art and craft y del toque personal que da siempre, por eso cuando me preparé este post lo hice pensando en rescatar ejemplos manuales.

Aprovechando que las técnicas manuales vuelven a estar a la orden del día, os animo a probar alguna de las técnicas, que os dejará resultados tan bonitos como los que he recopilado.

La colcha de la imagen esta hecha con ganchillo, jugando a mezclar distintos cuadrados. Con sencillos dibujos y eligiendo bien los colores, podéis crear una colcha muy juvenil y atemporal. Esta en particular no quedaría mal en otra habitación que no sea la de los niños.

Si el niño o niña es un deportista que a todas horas esta dando patadas a un balón, una colcha así seguro que le ayudará a descansar y le dejará perfecto para el próximo partido. La técnica que han usado para hacerla es Patchwork, que consiste en unir diferentes piezas de tela de forma geométrica. Esta técnica se utilizaba para aprovechar los retales pequeños que no se podían aprovechar para otra manualidad.


Son muchos los pequeños que sueñan con ser astronautas, por eso este ejemplo le ayudará a vivirlo cada día. Se pueden encontrar multitud de patrones en patchwork que os darán ideas para empezarla. Después podéis añadir un cojín a juego con un cohete espacial y, unos adhesivos con estrellas y planetas para la pared.

También te puede interesar:  La casa de Inés


Para las que prefieran algo más neutral, con colores suaves para evitar aborrecer la colcha os traigo este cuento bordado ¡Princesas, robots, castillos y cometas! Todos los protagonistas de sus cuentos favoritos juntos.
Con todos ellos en su colcha seguro que no volverá a tener pesadillas.