Combinación atrevida para el salón

El mundo de la combinación de colores en la decoración del hogar es muy amplio. Como sabemos, unos colores van mejor junto a otros, pero no siempre tiene porqué gustarnos un espacio en el que los colores tengan una relación armónica. En este ámbito también debe imponerse nuestro propio criterio, ya que, al fin y al cabo, vamos a ser nosotros quienes vivan en ese espacio, y lo principal es que nos sintamos a gusto más allá de cuestiones estéticas.

Hoy os presentamos un curioso salón con una atrevida combinación de colores que, sin duda, llama la atención. Los tonos dominantes en este espacio son los blancos y los negros. El blanco lo tenemos en las paredes, alfombras y en los principales muebles. Por otro lado, detalles en negro en el remate de la butaca de primer término y del fondo, junto con la mesa de cristal del centro completan esta tonalidad dominante.

¿Qué se ha hecho para animar y personalizar el ambiente? Se ha acudido a los complementos para dar un toque de color al salón. En un ejercicio atrevido se han colocado cojines que combinan el amarillo y el rosa, que destacan profundamente sobre los muebles. Además esta tonalidad llamativa se ha reforzado con la lámpara del fondo y con las flores que aparecen sobre la mesa y al lado de dicha lámpara.

Por otro lado, los cuadros que decoran las paredes también van en la misma línea que estos complementos haciendo destacar los amarillos y rosas por encima del blanco y negro de los fondos. Así mismo, las cortinas en amarillo son otros elementos claves de este espacio en el que los pequeños detalles toman protagonismo.

También te puede interesar:  Espejo con marco decapado

El resultado final es peculiar, representando un ejemplo de cómo utilizar los tonos y formas de los complementos del hogar para dar un toque distintivo a la trama decorativa.

Foto: Donna Griffith