Comedor clásico, pero informal y divertido

Resulta difícil creer que estas tres características tan diferentes entre si puedan conjugarse en una misma decoración, pero tan solo échale un vistazo a este delicioso comedor y dinos si no es un resultado estupendo.

Muchas veces se considera a lo clásico como un estilo decorativo propio de grandes mansiones o de personas ancianas, pero la verdad es que, con los implementos adecuados y una combinación correcta, puedes adoptar un estilo clásico y elegante a cualquier parte de la casa, pero sin dejar de marcar un toque personal y hasta un poco alocado como es típico del pop, pues efectivamente estas dos corrientes decorativas pueden unirse, y de una forma muy fácil.

Nada más fíjate en el comedor de ejemplo. El jugo de comedor en especifico, conformado por la mesa y las sillas, presenta un marcado estilo clásico, pudiéndose observar en el mobiliario las características líneas cabriolé del estilo Luís XVI, así como las molduras de las paredes y el trabajado espejo. Si detuviéramos aquí nuestra descripción, nadie podría negar que se trata de una habitación netamente clásica, pero nada más basta observa la explosión de color que parte de los forros de los asientos de colores tan vividos como el rojo, fucsia y naranja, para renovar completamente el estilo de todo el conjunto, quitándole solemnidad y aportándole a cambio mucha alegría y distendimiento, por lo que esta combinación de detalles puede ser perfecta para hogares de mujeres jóvenes y alegres, pero con un marcado gusto por lo chic.

Así mismo, el juego de colores de las sillas es reflejado también por una llamativa decoración de las paredes, compuesta por 4 discos de colores fuertes y cálidos  que aportan un toque de unidad a toda la habitación, al igual que el servicio depositado sobre la mesa, que rebosa de tonos alegres.

También te puede interesar:  Imágenes que inspiran: una perfecta combinación de estilos