Cómo ampliar un ambiente mediante el color

Tener un espacio reducido no es pretexto para disfrutar de un gran ambiente. Existe un gran número de soluciones visuales para crear la sensación de un ámbito mayor. Y en ese aspecto los colores de las paredes, telas, tapizados y complementos son valiosos aliados.

1. Usa colores apagados.
Los crudos, el celeste, el esmeralda son colores que en su aparente “suciedad” encierran un arma inestimable: la sensación de profundidad. Entre más cercana de la escala de gris, mayor la sensación de espacio hacia dentro del color. Úsalos en las paredes de un baño reducido o de un salón acotado, y duplicarás la sensación de libertad.

2-01.jpg

2, Emplea el mismo color en paredes, telas y tapizados
Una solución arriesgada pero que premia el coraje: el mismo color utilizado en los principales elementos de un ambiente pero en diferentes gamas “despega” el fondo del mobiliario de un modo sutil pero efectivo. La clave: emplea colores más claros para las paredes, un poco más oscuros para las cortinas, y sobre la gama de grises para los tapizados.

3. Evita motivos y estampados
Prohibidos tanto en paredes como en telas. Los dibujos “cierran” el espacio, aglomeran el color y cansan la mirada. Nada fuera de las rayas, que bien utilizadas y en vertical pueden hacer verse más alta a una pared. Nunca en un sofá ni en una cortina.

También te puede interesar:  Decorar una pared con franjas en el salón