Los vinilos decorativos son una excelente alternativa a la hora de decorar paredes. Pero esto no es todo, se trata de una opción muy fácil de colocar, por lo que puedes hacerlo tu mismo.

  1. Para comenzar debes optar por una superficie plana, limpia y libre de humedad.
  2. Una vez escogido, coloca la parte del papel opaco en contacto con la pared, en la posición deseada, y sujétalo con cinta de papel para que no se mueva.
  3. Luego retira el papel siliconado de manera progresiva, adhiriendo el otro contra la pared. Asegúrate de que no queden burbujas de aire, presionando perfectamente la imagen contra la pared (para esto puedes ayudarte con una espátula).
  4. Una vez bien adherido, retira la otra hoja de papel siliconado transparente con mucho cuidado y tu vinilo estará listo, decorando tu pared y renovando por completo tu decoración.
También te puede interesar:  Decorar paredes con ladrillo viejo inglés