Explota los matices
Cuando se trata de usar más de un estampado en un mismo ambiente, conviene reducir al máximo los colores que intervienen, y a cambio usar el mayor número de matices de un mismo color. Por ejemplo en el ambiente de la foto, donde blanco y negro y sus varientes hacia el gris hacen menos pesada la intervención de una gran variedad de estampados, logrando un conjunto equilibrado y armónico.


Usa colores complementarios

Puedes combinar cualquier tipo de motivo siempre que intervengan entre sí en colores que no rivalicen, sino en sus pares complementarios: en la foto rosa, verde y amarillo se avienen bien, pues comparten un tinte común.


Combina patrones de diferente color

Varia el tamaño de los estampados de un elemento al otro, aunque no olvides la combinaciones de color para crear fuertes vínculos que unan al ambiente en un todo armónico.

Imágenes | Bhg

También te puede interesar:  Tipos de telas (parte 1)