Combina estilos de patrones


Hay estampados que se han ganado un lugar en la historia: el escocés, el cottage, el toile romano, las flores francesas… Tienen un rasgo en común: su suavidad. Pueden combinarse sin estridencias en un ambiente que se desee clásico. Juega a nuestro favor sus coincidencias geométricas, que todas usan los colores deslavados como fondo, y la serenidad que prodigan en su alrededor. La clave para que convivan en un mismo ambiente: que todos estén en los mismos colores.

Deja aire para que la mirada descanse

En lo que se refiere a los estampados, el aire juega un papel determinante: convierte a los estampados, por breve que sea su presencia, en protagonistas. A mayor el número de elementos, muebles y telas que no dispongan de motivos mayor el impacto visual que tendrán aquellos que se incluyan. Menos es más.

Destínalos a la alfombra


Siempre es recomendable, al momento de combinar patrones, usar uno como base para establecer la paleta. Y ese estampado logra un mejor efecto si se coloca en la alfombra. En la foto, el patrón de la alfombra determina los colores dominantes de toda la habitación: naranja y verde.


Fuente | Bhg

También te puede interesar:  Decorar el dormitorio con puertas estilo vintage