Decoración natural



El otoño resuelve por sí mismo uno de los mayores problemas de los detalles vegetales: su corta vida. La estación ya los ha desecado por nosotros. Y no sólo ello: en el proceso, les añadió una gama infinita de texturas y colores que darán a los ambientes de la casa acentos sorprendentes y sugerentes, llenos de vida.

Las hojas secas,
atadas con rafía, pueden hacer unos atractivos servilleros, pies de copa o señaladores para los lugares en la mesa.

Las ramas largas,
debidamente acomodadas en un buen florero, de base firme, pueden crear un atractivo perchero: las varas largas para sostener, en su punta, abrigos.

Las ramas debidamente tratadas,
si son gruesas y resistentes, pueden usarse, en compañía de anillas, como sorprendentes barra cortinero.

La cuerda natural
o la rafia puede usarse, en compañía de flores, hojas o frutos secos para confeccionar desde atractivos centros de mesa (en cestos de palma u otra fibra natural) hasta innovadores envolturas de regalo.

No importa tanto la naturaleza del material, como los usos que sepas darle.
Incorporar estos elementos tiene, además, la ventaja de su economía.

Imagen: Parches de amor

También te puede interesar:  Un perchero con tuberías de PVC