Los mercadillos, en estos tiempos de crisis, pueden ser un gran manantial de detalles decorativos. Sólo hay una regla: ir con la lista de los lugares que vamos a llenar con ellos, y del uso que les daremos en casa ambiente.

Repisas

segundamano

Una repisa fija, de mampostería, es un detalle arquitectónico de gran carácter, que admite colecciones disparejas de materiales suaves, como la cerámica: teteras en combinación con floreros. Las flores aportan brillo y vida al conjunto.

Molduras de madera

segundamano2

Frentes de madera, balautradas, pequeñas cercas y marcos pueden tener una segunda vida como organizadores de documentos o buzones, sin necesidad de repintarlos, exhibiendo el sugerente encanto de su textura envejecida.

Contraventanas

segundamano3

La madera tiene más de una vida posible, y en el caso de las contraventanas o ventilas sueltas nos ofrecen la posibilidad de vestir las paredes con sencillos pero sugerentes arreglos con el concepto de la falsa ventana. Una clave: los arreglos con tres son las más atractivos.

Vasitos

segundamano4

Las copas pequeñas y aquellas usadas para servir los huevos escaldados pueden convertirse en vistosos floreros individuales, del todo cubiertos por los pétalos de la flor, agrupados sobre  bandejas o dispuestos por toda la casa.

Fuente | BHG

También te puede interesar:  Country Chic: un estilo diferente