Cómo decorar un jardín pequeño

Es muy habitual, sobre todo en ciudades grandes, que poca gente pueda disfrutar de un jardín grande. La mayoría de personas disponemos de una zona exterior de reducidas dimensiones, y tenemos que apañarnos con lo que hay. Pero existen ciertos truquitos para que el jardín, patio o zona exterior de tu hogar luzca más grande de lo que es. ¿Cómo? Muy sencillo, engañando al ojo. Esto es como un truco de magia. Mediante cierta decoración del jardín seremos capaces de cambiar la percepción del espectador para que piense que las dimensiones son mucho mayores. A continuación te damos ciertas pautas a seguir si tú también cuentas con un jardín chiquitito y quieres que parezca mucho mayor.

Escoge bien los colores

Las paredes son un elemento vital si queremos que nuestro jardín luzca parezca aun mayor. Sabemos que son las grandes olvidadas y que no solemos prestarles atención, pero en este sentido, son de lo más protagonista. Ante todo, lo que se debe hacer es escoger un color claro para la pared. Es decir, un blanco, un crema e incluso un beige no muy intenso. Y es que si elegimos un color fuerte o muy oscuro, corremos el peligro de que el jardín luzca muy opresivo e inconfortable. Debido a esto, lo más inteligente es optar por tonos que nos transmitan paz y que reflejen en la mayor medida de lo posible la luz solar.

No satures

¿A qué nos referimos con que no hay que saturar? Pues a que, aunque tu jardín no sea muy grande, siempre hay que dejar espacios libres para el tránsito. De nada sirve un jardín que está lleno de bártulos si ni siquiera puedes acceder a dichos bártulos porque, literalmente, no hay espacios. Lo ideal es utilizar una decoración del jardín de tamaño reducido para no agobiar la zona.

Con esto no te estamos diciendo que no dispongas de una mesa y unas sillas para sentarte. Es más, son totalmente necesarias. Pero a la hora de adquirir unas, procura que no ocupen todo el jardín, y que dejen espacio para que los niños puedan jugar, el perro pueda correr, tus amigos puedan tomar unos cócteles sin agobios… Existen muchas tiendas de muebles de exterior especializadas en muebles de reducidas dimensiones. No es difícil encontrarlos.

Plantas everywhere

Para que un jardín sea un jardín, debe contar con plantas. Y si antes te decíamos que tengas mesura a la hora de instalar muebles de jardín, con esto te decimos que no te cortes. Aprovecha las paredes, aprovecha macetas y aprovecha arriates para poner todas las plantas que quieras. Eso sí, utiliza el consejo de antes y no instales una jardinera que ocupe todo el jardín.

Por esto, ayúdate de macetas que puedas colocar donde quieras, y en la medida de lo posible, decora en vertical para ocupar el mínimo espacio posible. Ya verás como dotarás a tu jardín de vida y no se resentirá en su percepción de tamaño.

Ayúdate de luces

Y por último, otro gran olvidado, la iluminación. Sí, sabemos que en la mayoría de ocasiones, sobre todo en lo que respecta a decoración de exterior es un tema complicado. Y si ya contamos con un jardín pequeño, más aun. ¿Qué se debe hacer en estos casos?

Una forma de acertar son las guirnaldas de luces exteriores. Actualmente las hay en muchos tamaños y colores. No te quitarán espacio y te proporcionarán un toque chic a tu zona exterior. Puedes colgar desde los típicos farolillos chinos, hasta las luces led pequeñitas… La imaginación no tiene límites. Verás cómo se transforma tu jardín cuando cae la luz del sol.

Ir arriba