¿Te encanta el jabón casero? Es una buena idea hacer jabón de lavanda u otra hierba que te guste más. Es una bonita idea para aderezar la decoración del baño u otro espacio. Además se puede utilizar para el cuerpo o las manos. Este jabón se puede hacer de varias formas, pero sale bastante económico y con un aroma embriagador.

Como he comentado, puedes hacer jabón con este aroma o bien, utilizar otro tipo de aceite esencial o hierbas aromáticas. Además también se convierte en una gran idea para regalar a tus seres queridos o a tus amigos. Hacer jabón de lavanda es estupendo para utilizarlo, por ejemplo, como producto de limpieza para tu hogar.

jabon de lavanda
Fuente: soapylovedeb 

También puedes hacerlo para dar un toque de color a tus espacios, gracias a su tonalidad morada. Este jabón es ideal, además, para la dermatitis, para el acné o incluso las quemaduras. También tiene propiedades relajantes. Su aroma está indicado para aromatizar el armario y tus prendas.

 

CÓMO HACER JABÓN DE LAVANDA
Ingredientes
  • 210 ml de aceite de oliva o de girasol
  • 30 gr de sosa cáustica
  • 65 ml de agua destilada
  • Aceite esencial de lavanda
  • Flores de lavanda frescas o secas
Utensilios
  • Un molde que NO sea de aluminio (de la forma que quieras)
  • Batidora
  • Olla
  • Recipiente de cristal
  • Cuchara de madera
Preparación

Primero coge el molde y añade las flores de lavanda (que pueden ser frescas o no) Si lo haces de esta forma, al desmoldar el jabón las flores aparecerán arriba. Pero puedes incluirlas en el medio o como quieras.

También te puede interesar:  Decorar mesas con chapas de refrescos

Después, en un lugar ventilado, usa un recipiente de cristal para poner la sosa cáustica. Ten precaución en este paso. Luego añade el agua destilada siguiendo este orden y no al revés. Luego deja que reposen los líquidos, para que produzcan la reacción (saldrán vapores, así que no lo respires)

Seguidamente, a fuego lento, pon una olla con el aceite y deja que se caliente un poco. Luego aparta del fuego y mezcla con la sosa cáustica (hazlo con cuidado) Después bate bien, con la batidora, evitando que te salpique. Bate hasta que la mezcla se vuelva espesa, más o menos como si fuera gel.

Cuando tengas esa textura, añade las gotas de aceite de lavanda. Puedes echar más o menos, para un aroma más intenso o suave. Entre unas 20 ó 30 gotas, estará perfecto. También puedes añadir más flores de lavanda y sigue mezclando. Después echa la mezcla al molde y pon más flores de lavanda. Seguidamente cubre con una toalla, para que se mantenga el calor (esto es importante)

Seguidamente deja reposar todo entre 12 y 24h. Eso sí, no lo remuevas ni hagas nada. Sigue los pasos. Cuando haya pasado el tiempo reglamentario, desmoldar y deja en un lugar fresco y seco. De esta forma acabará de endurecer. Esta parte es la más lenta, ya que hay que esperar mes y medio, para que acabe de endurecer correctamente. Para que madure aún mejor, puedes cortar el jabón en trozos y cada uno guardarlo separado de forma individual. Debes guardarlo en un lugar seco y fresco. ¿Te gusta hacer jabones? ¿Qué te parece la lavanda?

Compartir
Artículo anteriorDecorar paredes con fotomurales retro
Artículo siguientePegatinas para decorar ¡te encantarán!
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!