Seguimos hablando acerca de la forma correcta de limpiar las paredes de ladrillo. Te aconsejamos leer el artículo anterior donde brindamos varias alternativas para el correcto mantenimiento de los ladrillos de tu pared.

Si tu pared de ladrillos tiene huecos o esta demasiado dañada lo mejor que puedes hacer es cubrirla con una nueva mezcla. Utiliza el mortero y sigue al pie de la letra las instrucciones, luego aplica la preparación donde sea necesario.

Cómo limpiar las paredes de ladrillos

Si el ladrillo esta realmente estropeado lo mejor es reemplazarlo. Para ello deberás taladrar alrededor del ladrillo que quieras reemplazar y quitarlo en una pieza. Seguramente podrás usar el mismo ladrillo dándolo vuelta para que se vea del otro lado, del lado que no esté dañado. Si no, tendrás que comprar un ladrillo del mismo tamaño y color, coloca agua antes de instalarlo en la pared. Agrega mortero nuevo alrededor y coloca con mucho cuidado el ladrillo en su posición.

Para que los ladrillos de tu pared se vean lo mejor posible puedes protegerlos mediante una capa de sellador especial para esa superficie. Lo puedes conseguir en pinturerías o tiendas de renovación. Normalmente se aplican usando un pulverizador de pintura o una brocha. Para las paredes de ladrillo se recomienda no usar sellador con brillo ya que la pared perderá su estilo natural.

Las paredes con ladrillos también se pueden pintar, pero esto le quitará su carácter. Piensa que una vez pintada será muy difícil volver al ladrillo original, así que en el caso de que quieras hacerlo intenta usar un tono neutro de pintura.

También te puede interesar:  Paredes de madera: texturas e ideas

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anterior3 Ideas para decorar con hilos de colores
Artículo siguienteIdeas para organizar los cables de tu hogar
Mi nombre es Leticia del Pino. Soy Licenciada en Publicidad y trabajo como Editora de Contenido desde hace varios años. En este blog podrás encontrar mucha información acerca de cómo decorar correctamente las tus estancias. Verás como el desafío de obtener buenos resultados no es tan complicado como parece