Cómo lograr que tu escritorio sea un espacio funcional

Es muy importante que el lugar donde trabajamos se convierta en un espacio funcional. El lugar donde trabajamos todos los días deberá ser cómodo, ordenado, pensado en nuestras necesidades y también en nuestras costumbres. Especialmente si el escritorio está ubicado en nuestro hogar, desde donde trabajamos.

En el escritorio no deberemos tener objetos que nos distraigan y que no sean necesarios. Si tenemos un escritorio destinado para el estudio deberá ser muy cómodo, ya que pasaremos largas horas en él, con una buena iluminación y accesible al material de estudio.

Un espacio funcional
Fuente: Bruno Iglesias

La orientación que tenga el escritorio es muy importante. Pensemos que si colocamos el escritorio frente a una ventana la luz solar podrá resultarnos excesiva y en ciertas épocas del año podremos tener bastante calor o frio, pero si colocamos el escritorio frente a una pared las vistas serán nulas.

La luz que se necesitará, tanto artificial como natural deberá ser buena sin sobrecargar. En el caso de que la luz natural sea escasa requeriremos de un flexo o una lámpara que nos brinde la cantidad de luz necesaria.

Otro aspecto que no debes dejar librado al azar es la elección de la silla. Es necesario tener una buena silla, que además de tener un bonito diseño sea cómoda y que se adapte a tus necesidades físicas. Recuerda que si vas a estar sentada una buena cantidad de horas será necesario cuidar la posición de la espalda.

Si tienes la posibilidad de agregar alguna planta aromática o algún ambientador será muy bueno, así tendrás la sensación de estar respirando aire puto todo el tiempo.

También te puede interesar:  Consejos para la zona de estudios

Pensemos que el escritorio es un lugar que, sin lugar a dudas, pasarás mucho tiempo trabajando, estudiando o por ocio. Es fundamental que te sientas lo mejor posible en este lugar, así tu bienestar se verá reflejado en tu rendimiento.