4. No dejes nada sobre el piso. Usa muebles de patas elevadas, sin vientre bajo o cuerpo pegado al piso. El aire debajo del mobiliario crea, a la vista, una mayor sensación de espacio, y permite una mejor difusión de la luz.

5. Instala ganchos. Son muy económicos, sencillos de habilitar, no ocupan espacio, y te permiten una mejor organización del espacio pues evita que las cosas se acumulen sobre mesas o sillas. Sea lo que sea, sólo tienes que colgarlo.

6. Coloca repisas. Todos los ambientes pequeños que se benefician del uso de repisas ganan en elegancia y funcionalidad. Por una parte, las repisas son una magnífica estrategia para almacenar desde ropa hasta pequeñas colecciones. Por la otra, la repisa es un excelente escaparate para objetos decorativos (velas, figurillas, plantas…). Y en uno y otro caso, las repisas permiten que el suelo permanezca libre, y hacen un uso inteligente e intenso del espacio horizontal de las paredes.

Fuente | Apartment Therapy

También te puede interesar:  Ideas para la decoración del hogar moderno II