Si vas a pintar las paredes de interior de una de tus estancias, procura hacerlo de forma correcta. A veces, con las prisas, ocurren diferentes errores que harán que la pintura se levante, que haya marcas o esté mal pintada. El resultado no será como el que esperas y no sabrás que ha sucedido.

La idea es tomarte un tiempo para embellecer las paredes. Pintar las paredes de interior, no es lo mismo que hacerlos con las que dan a la calle. La pintura ha de ser diferente. Además deberás escoger el rodillo adecuado, para el material del que están hechos tus muros.

rodillo
Fuente: Juan Fernández

Pintar las paredes correctamente, es una tarea más sencilla de lo que piensas. Evidentemente es una tarea en la que tienes que tener todo bien organizado y ser paciente. Si te queda bien, cambiarás completamente el aspecto de la estancia ¿Quieres probar?

Primero prepara la superficie. En paredes nuevas deberás pasar la espátula para eliminar impurezas. Además hay que aplicar una primera capa de fijador sellador, que puedes hacer antes de reparar cualquier cosa que tenga como grietas o agujeros. Si tus paredes son de yeso, no la lijes si no están pintadas. Si lo haces al contrario, cuando apliques la nueva pintura, se verán las rayas de la lijadora.

Si la pared es antigua, primero elimina las capas demás que haya. Mi casa la tenía cubierta de diferentes capas de papel pintado y tuve que deshacerme de todas hasta llegar a la pintura original. Elimina las capas con ayuda de una espátula, agua jabonosa y calor. Además si hay humedad, debes solucionarlo pues a la larga, no servirá de nada que pintes.

También te puede interesar:  Reparación de filtraciones, ideas prácticas

Es importante reparar las imperfecciones tales como grietas, agujeros y manchas de moho o humedad. Con una espátula y con el producto correspondiente para las imperfecciones, arregla las mismas antes de pintar. Para acabar, pasa un buen cepillo por toda la superficie.

Cuando vayas a aplicar masilla, enduido u otras masillas especiales, fíjate en las instrucciones del fabricante. Aplica y deja secar. De todas formas sigue al pie de la letra como se prepara y como se aplica. Además de las horas que debes dejar, para que seque.

Por último pinta tu pared del color que más te guste. Recuerda que hay tantos tipos de pintura como tipos de pared. Por lo que deberás saber de qué está hecha la tuya y comprar una buena pintura para ese material. Las más utilizadas para interior son las pinturas plásticas, látex o las acrílicas. Además sus acabados pueden ser distintos como mates, brillantes, satinados o con algún efecto innovador.

Por último no cargues demasiado el rodillo de pintura y evita dejarlo prácticamente sin ella. Hay que utilizar la pintura justa, mojar y escurrir con ayuda del kit de pintura. Dependiendo el grado de cubrimiento que tenga el color que has elegido y, teniendo en cuenta si la pared es nueva o antigua, deberás aplicar una, dos o más capas de pintura. Eso sí, muy importante dejar secar entre mano y mano.