Pintar una habitación, o simplemente una pared de una habitación, es una manera de dar estilo y de renovar el sitio que se pinta.  Es por esto, que la pintura es muy importante para una habitación, ya que en muchos casos, nos pueden ayudar a tapar imperfecciones,  o a que se vea una imagen diferente de las cosas que en realidad se ven allí.

Por esto, la pintura de una habitación debe estar adecuada a la circunstancia de ésta, en habitaciones pequeñas, cuando queremos que se vea más grande de lo que es, debemos de utilizar colores fríos como: el verde, azul, o colores púrpuras;  ya que si colocamos colores más cálidos como: el amarillo, rojo o naranja; daremos a la habitación una perspectiva de ser más pequeña de lo que en realidad es.

Las habitaciones deben de tener colores de acuerdo a la situación y forma en la que esté estructurada, como por ejemplo,  para dar más luz a una habitación que no posee mucha iluminación dada  su localización,  siempre utilizaremos colores claros. Preferentemente, colocaremos un color blanco a esta habitación, ya que si colocamos un color más oscuro o negro, estaremos en penumbras cuando entremos en ella.

Estos son algunos de los consejos prácticos para pintar una habitación, y que ésta quede bien pintada con los colores adecuados a su situación. Cada color de habitación, simboliza en realidad nuestra personalidad o la manera que tenemos de ver las cosas es  importante tratar de colocar colores que, a la vez que nos representen, sean colores adecuados para la situación de nuestro hogar.

Fuente: blog de reformas

También te puede interesar:  Habitación para un adolescente