Cómo prepararse para una mudanza (parte 2)

0
48

Como vimos en el post anterior, las consideraciones y pasos previos a una mudanza son la clave para que esta sea exitosa. Pero es importante destacar que cada elemento de nuestro hogar merece un trato especial y un embalaje específico para que llegue sano y salvo, listo para decorar o ser utilizado en nuestro nuevo hogar.


Entre estos elementos podemos clasificar y tratar de una manera específica los siguientes:

  • Artefactos y electrodomésticos: ordenadores, televisores, equipos de música, microondas, impresoras, home theater, entre otros deben ser colocados en cajas (y de ser posible en su caja original para asegurarnos de que entren cómodamente). Una vez adentro es importante llenar los espacios libre con papel o telgopor para evitar que algún golpe los arruine.
  • Objetos de cerámica, vidrio y cristal: la delicadeza del material que los compone nos exige un trato y cuidado especial para evitar cualquier tipo de accidente. Para embalarlos es importante cubrirlos con algodón y luego con papel de diario. Una vez protegidos podemos colocarlos en cajas de cartón.
  • Armarios: es de suma importancia vaciarlos antes de mudarlos. De esta manera nos aseguraremos de no perder nada y el mueble pasará a ser mucho más liviano y fácil de trasladar.
  • Libros: una caja llena de libros puede resultar muy pesada y desfondarse en consecuencia, por esto es importante que la cantidad de libros no supere la mitad de la caja (esta puede completarse con otros elementos), de esta forma nos aseguramos su completo traslado.
  • Ropa: la ropa es el elemento más fácil de mudar, ya sea en valijas, bolsas de consorcio o cajas. Lo importante es que la agrupemos en función a algún criterio. Y una vez llenas y cerradas, debemos etiquetar las cajas para no confundir ni perder ninguna prenda.

Dejar respuesta