Los reyes Luis (XIV, XV y XVI) reinaron en la llamada Edad de Oro de las artes decorativas francesas (y en el absoluto declive de la monarquía). Una época de la que tenemos como su principal herencia las exquisitas sillas que corresponden a cada uno de sus reinados. Piezas de entre las más apreciadas por los coleccionistas, y que tienen un perfil muy definido, aunque con alguas diferencias entre sí.

Las tres sillas Luis comparten el emsanblado en madera, el reclinamiento de respaldo, el cómodo tapizado, la madera trabajada en suaves volutas, que crean un perfil inconfundible. Aunque existen decenas de modelos, podemos establecer características muy definidas para cada una de las colecciones Luis, en lo que también es un viaje del estilo clásico y limpio (Luis XIV) al rococó (Luis XV).

Luis XIV

Lo que distingue a las sillas del primer rey Luis es que si bien imitan la forma de un trono, tienen reposabrazos discretos, y un respaldo totalmente tapizado (la tela se abre para recibir a los reposabrazos), además de una sencilla capa de barniz. Para dar mayor solidez a la piesa, una Y une a las patas, también de curvo diseño.

El asiento es rectangular, y el soporte de los reposabrazos coincide con el frente del cojín.

Fuente | Apartment Therapy


También te puede interesar:  Cocina Francisco Segarra en Casa Decor