En el artículo de hoy, os vamos a dar unos cuantos consejos para tapar esos molestos agujeros que quedan al quitar las chinchetas, los clavos, o los tacos que sujetan los cuadros de vuestra habitación.

Por regla general, lo más sensato es aplicar sobre esos agujeros una masilla específica para rellenar agujeros que es muy fácil de encontrar en los lugares de bricolaje. Sin embargo, hay gente que recurre a tapar los agujeros con cemento o cola blanca de venta en lugares de construcción.

La ventaja de tapar los agujeros con este tipo de materiales, es que secan rápidamente y quedan completamente unidos con el resto de la pared. Pero por otro lado, hay que aplicar posteriormente una capa de pintura sobre los mismos del mismo color que el de nuestra pared para evitar que se vea el apaño.

Finalmente, podéis utilizar algunas técnicas menos profesionales, pero que según nos han recomendado algunos lectores, son igual de eficaces. A continuación os dejamos las dos técnicas caseras más utilizadas para tapar agujeros:

– Aplicar pasta de dientes sobre el agujero en caso de que la pared sea de color blanca (nos aseguran que no sería necesario pintar la pared).

– Aplicar cera sobre el agujero del mismo color de la pared, al ser moldeable ajustaría perfectamente y tampoco haría falta pintar la pared.

Ahora que tenéis las opciones más utilizadas si queréis podéis dejar un comentario indicando que método utilizáis vosotros para tapar los agujeros de vuestras paredes.

También te puede interesar:  Estantería para el techo

Enlace: tustrucos