i es que no me lo puedo creer. Es una pasada, pero en todos los sentidos.


Yo comprendo que para un niño y si le gustan los barcos es una fantasía hecha realidad, pero no creo que sea adecuado.

Una de las cosas que tienen la infancia es la imaginación. Tu le das una caja de zapatos y un niñ@ verá un camión o una cuna para su muñeca. Con estos dormitorios, lo más probable es que se canse enseguida.

Pero, realmente es una pasada. Yo la pondría en hoteles temáticos. Allí el niño puede jugar durante una temporada y ser feliz. Luego volverá a la realidad y a jugar con su imaginación y sus recuerdos. Pero es una pasada.

Fuente: www.entrechiquitines.com

Mury, un beso.

También te puede interesar:  El dormitorio espartano