Compartir habitación

A medida que los niños se van haciendo grandes, empiezan a necesitar su espacio propio lo que implica reubicar la disposición de las habitaciones de la casa. Pero si nuestro hogar es lo suficientemente grande para ubicarlos en habitaciones separadas y a su vez juntas, es un paso ganado en previsión al futuro.


Esto es lo que han realizado en esta casa noruega, que han conseguido unir la habitación de los niños y el cuarto de juegos.


La primera habitación con su original decoración nos muestra que se trata del cuarto de un niño. Con una combinación en blanco y negro que se extiende desde el suelo hasta las cortinas. La estructura de la cama, que imita el hierro forjado que había hace varios siglos, consigue pintada de negro un aire renovado y moderno. Lo que más destaca de esta habitación es el cuadro verde con la ilustración de un tigre y la enorme araña de ojos nobles que hay vigilando la habitación.


A la izquierda encontramos la puerta que comunica con la habitación de su hermana. En su cuarto la decoración es más llamativa, provocado por la pared de papel pintado en tonos rojos, negros, blancos y rosados. Bajo esta se encuentra la cama, que esta a una altura más alta de lo normal, ya que han querido aprovechar la parte inferior con armarios y zonas de almacenaje. Así consiguen tener las habitaciones un aspecto tan ordenado.


Al final de esta habitación encontramos el cuarto de juegos, que lo compone un sofá con varios cojines, una casa de muñecas y un televisor dónde poder ver los dibujos y sus películas favoritas sin interrupción.

También te puede interesar:  Claves para decorar tu dormitorio

La curiosa unión de estas dos habitaciones, ayuda a que cada niño tenga su espacio personal y a su vez no tenga alejado su otro hermano. Algo muy importante para ellos cuando son pequeños.

Una eficiente decoración y distribución que se practica ahora, pero servirá en un futuro.