No solo son los padres los que esperan la llegada del futuro niño, también lo está deseando el resto de la familia.

La llegada de un nuevo miembro de la familia revoluciona a toda la casa, esta ha de estar preparada, libre de peligros,  limpieza por doquier… para conseguir todo ello, hay que trabajar.

Una buena limpieza es primordial, no solamente en la nueva habitación que está por llenar, sino toda la casa, poco a poco, nos sorprenderá de todos los objetos que tengamos de más y que no sirvan para nada o que no debieran de estar en ese lugar.

Si el bebé va a compartir al principio la habitación con sus papás, habrá que limpiarla profundamente, ya que un bebé, necesita un ambiente muy especial, esta habitación experimentará un cambio drástico. La podemos pintar de color claro, aplicar papel decorativo… toda una serie de opciones para ir tapando esos pequeños fallos, arañazos o imperfecciones que vamos dejando olvidadas con el tiempo.

El lugar de la cuna, ha de ser también muy especial, este ha de ser fresco, ventilado, no muy cerca de la ventana. La cama de matrimonio puede haber llegado el momento de cambiarla de lugar para lograr que esté junto a la cuna del bebé.

Un mueble auxiliar para el bebé es muy útil, en él se guardan sus cositas necesarias. Toallas, pañales, ropita, útiles de aseo, ropa de cama…

Con todos estos consejos, puede que el bebé ya pueda tener una buena y adecuada habitación, pero todavía se pueden hacer muchos más cambios, todos los que tú prefieras y te apetezcan.

También te puede interesar:  Plate Waterfall Washbasin: un lavabo de diseño

Fuente: crecer feliz