En el momento que establecemos la disposición sencilla del armario, llega la hora de adaptarlo a nuestras necesidades, sacando el mayor y ventajoso partido a los interiores.

Hablaremos de los colgadores de loneta: es un modo económico y fácil de aprovechar el interior de nuestro armario. Opcionalmente, pueden tener cajones desmontables.

También tenemos las bandejas extraíbles: junto a los ya conocidos cajones, son muy prácticas las bandejas camiseras extraíbles. Nos permiten ver el interior sin tener que abrirlas, ya que suelen tener el frente de cristal; además protegen la ropa.

Respecto a las perchas comentaremos que, en el mercado hay múltiples tamaños, modelos y elementos, adaptados a los diversos complementos y accesorios. Perchas con elástico incorporado para reforzar el sistema de sujeción; con ganchos para cinturones; antideslizantes; perchas con pantalonero; de doble utilidad para colgar faldas; para camisas o abrigos,…

Percha con pinzas para faldas

Podemos hablar de las cajas: las cuales permiten guardar ropa o complementos de la temporada anterior. Las hay de plástico, madera o cartón.

No nos tenemos que olvidar de los divisores: para contener u ordenar las prendas de pequeño tamaño (ropa interior, corbatas, cinturones,…). Una solución muy ventajosa son los organizadores interiores de baldas o cajones; incluso, los podemos fabricar nosotros mismos.

Por último, podremos contar con los zapateros: los hay de loneta, para colgar en la barra del armario. Existen modelos metálicos fijos y extraíbles, de sólo 41 x 15 x 10 cm, especialmente indicados para armarios de pequeño tamaño. Es importante recordar que, la parte inferior de una cajonera, también nos puede servir para contener nuestros zapatos.

Armario zapatero

También te puede interesar:  El color llega a tu cuarto de baño