Componer un recibidor en poco espacio

Ya hemos hablado acerca de la importancia del recibidor en el conjunto de una vivienda, es lo primero que todas las personas que llegan a nuestra casa van a encontrar y por lo tanto debe ser representativo del ambiente y el estilo que nos gusta para nuestro hogar.

Su composición se debe realizar con elementos sencillos y funcionales, un paragüero, un colgador… son accesorios con gran utilidad a la hora de colocar abrigos y paraguas al llegar a la casa, pero normalmente lo más relevante en el recibidor suele ser una consola y algún objeto que decore la pared.

La consola  debe tener poco fondo para que no reste espacio, ya que por regla general los recibidores suelen ser pequeños; en caso de que haya enchufes, llaves de paso o algún otro control al que queramos acceder con facilidad, la consola puede no tener patas e ir anclada directamente a la pared. En el suelo una alfombra sencilla, de forma y tamaño adaptado a la zona del recibidor, lo hará mas acogedor e impedirá la entrada de polvo al resto de la casa, es conveniente optar por materiales de fácil limpieza, ya que al estar colocada en la zona de entrada, se ensuciará con relativa facilidad.

Podemos decorar la pared con una lámina, un cuadro o incluso mejor, con un espejo, ya que el espejo refleja la luz aumentando la claridad y aporta profundidad, agrandando visualmente el espacio, podemos completar el conjunto con unas flores en un jarrón sencillo, dejando espacio libre sobre la superficie de la consola, ya que normalmente la utilizaremos para dejar sobre ella las llaves o algún otro objeto que deseemos tener a la vista o con fácil acceso en todo momento.

También te puede interesar:  Decorar una pared con juguetes Lego

La decoración del recibidor, no requiere de una gran inversión económica, no necesita obras, y los elementos que lo integran son de pequeño tamaño con lo que podemos transportarlos y colocarlos nosotros mismos, y a cambio el efecto que provoca un recibidor bien decorado, es muy agradable, tanto para los habitantes de la casa, como para las visitas, que tendrán al verlo una buena impresión.