Comprar un sofa

Antes de comprar un sofá debemos plantearnos qué tipo de salón queremos y qué uso vamos a darle. Si nunca estamos en casa y no utilizamos mucho la estancia, podemos permitirnos alguna frivolidad eligiendo algún material más delicado. Pero, en general el sofá sufre diariamente el uso y por ello hemos de elegir materiales resistentes y de fácil limpieza.

Los materiales más recomendables son siempre los naturales pues son los que nos harán sentir más cómodos y relajados. Tanto la piel, el algodón, así como telas lavables aunque más delicadas son los aliados para que nuestro sofá permanezca como nuevo más tiempo.

Comprar un sofa

Actualmente existen infinidad de modelos de sofás, de todas las formas y tamaños que te puedes imaginar. Por ello no hay que preocuparse por la forma de nuestro salón, nos pueden hacer sofás a medida o podemos optar por los sofás modulares. Aunque es muy probable que existan modelos que se adapten a sus necesidades. Especialmente estéticos resultan los sofás de forma redondeada, muy apropiados para las esquinas o para el centro de la estancia.

Es fundamental que escojas un color adecuado, en sintonía con el resto de la decoración. Aunque son muy bonitos, los materiales claros son bastante delicados, si tienes niños no es el color más apropiado. Los tonos rojizos, los morados, los azulones, el verde oscuro y el negro son los colores que resaltan y al mismo tiempo, son más resistentes. La mejor opción acaba siendo la de la tapicería lavable, que te permite además poder cambiar el tono de tu salón, según la época del año o para alguna ocasión especial. No olvides los cojines: son fundamentales, dan muchísima gracia y agradecerás su comodidad.

También te puede interesar:  Swamp Chair, cómoda y muy alegre