Conoce los elementos básicos de seguridad para trabajos verticales

Siempre que queramos realizar un trabajo vertical, da igual si somos profesionales o particulares que quieren hacer una reforma, deberemos adoptar todas las medidas de seguridad necesarias. Por ello, deberemos contar con los equipos necesarios para realizar este tipo de trabajos, optando además por las técnicas más adecuadas. En Prolaboral, podrás encontrar todos los equipos necesarios para realizar trabajos verticales.

A continuación, abordamos algunos de los elementos de seguridad básico para este tipo de trabajos.

trabajos verticales

Cuerdas

Si vamos a realizar un trabajo vertical, será necesario contar con cuerdas que garanticen nuestra seguridad. Con todo, no valdrá cualquier cuerda, solo aquellas que cumplan con la norma UNE-EN-1891. Generalmente, estas cuerdas están realizadas en fibra de nylon de poliamida.

Asimismo, en función del trenzado, podremos encontrar cuerdas semiestáticas o dinámicas. Las primeras están diseñadas para soportar esfuerzos constantes, mientras que las segundas están pensadas para hacer frente a los posibles impactos. El coeficiente de seguridad siempre deberá ser de 10.

Conectores

Los conectores son pequeñas piezas metálicas que se utilizan para ligar los diferentes elementos del equipo vertical. Existen dos tipos: los mosquetones y los maillones. La principal diferencia entre ellos es el tipo de cierre.

Los mosquetones disponen de un sistema de apertura automática en forma de pestaña, por lo que se utilizan en aquellos trabajos verticales en los que la persona necesita conectar y desconectar diferentes elementos de forma frecuente. Por el contrario, los maillones cuentan con un cierre en rosca, por lo que su apertura o cierre es mucho más lento. Por ello, solo se recomienda su uso en trabajos en los que los elementos no necesitan conectarse y desconectarse constantemente.

También te puede interesar:  Estanterías, esas grandes amigas

Arneses

Los arneses se utilizan para frenar las posibles caídas de las personas que están trabajando verticalmente. A la hora de escoger un arnés, se deberá tener en cuenta que estos nunca deben presionar el cuerpo, limitando la circulación sanguínea. Además, aunque deben sujetar la región lumbar adecuadamente, no es recomendable que presionen el hueso ilíaco. Para asegurarnos de que cumplen todas las garantías de seguridad, deberemos escoger arneses acordes con las normas UNE-EN 361:2002 y UNE-EN-358:1999.

Cabo de anclaje

El cabo de anclaje es aquel elemento con el que aseguramos el arnés. Compuesto por una cuerda de fibra sintética, por un conector que une el cabo y el arnés y por dos conectores que permiten la unión a aparatos de progresión o estructura, el cabo de anclaje debe cumplir siempre con la normativa UNE-EN 354:2002.

Aparatos de progresión

Los aparatos de progresión son aquellos dispositivos que permiten realizar maniobras sobre las cuerdas y moverse en cualquier dirección. Existen aparatos que permiten ascender y otros descender. Los primeros reciben el nombre de bloqueadores, mientras que los segundos se conocen como descensores. En cualquier caso, todos ellos necesitan ser manipulados por una persona para su funcionamiento. En caso de avería, estos dispositivos se bloquean automáticamente para evitar accidentes.

EPI-s auxiliares

Cualquier operario o particular que realice trabajos verticales deberá llevar, además de los elementos anteriormente mencionados, EPI-s complementarios: casco, ropa de trabajo, guantes y calzado de seguridad. Estos elementos deberán adaptarse al tipo de trabajo realizado.