Consejos a la hora de decorar la ducha de tu cuarto de baño

No hay nada mejor que llegar a casa después de un largo día y disfrutar de una buena ducha reconfortante que nos ayude a eliminar cualquier tensión que tengamos acumulada. Este momento lo podemos hacer aún más placentero si sabemos como dotar la ducha de todos aquellos elementos que pueden sernos de utilidad durante ese momento. Entre todas estas esas cosas, no podemos olvidarnos de los grifos, alcachofa o un estante de ducha. Como sabemos de su importancia, a lo largo del artículo de hoy queremos hacer un repaso por algunos de los elementos que no podemos olvidarnos a la hora de decorar la ducha.

Consejos a la hora de decorar la ducha de tu cuarto de baño 1

Índice del artículo

Grifos de ducha

Una de las cosas más importantes dentro de una ducha es el grifo, ya que será el elemento que nos permita regular el caudal del agua, así como su temperatura. Dentro del mercado de los grifos para duchas, nos podemos encontrar tres tipos principales:

  • Grifo mezclador: Es el más común y más antiguo. Cuenta con dos mandos, uno para el agua fría y otro para la caliente. Accionando los dos a la vez, conseguiremos la temperatura del agua deseada.
  • Grifo monomando: Cada vez más extendido debido a su sencillez de uso. Cuenta con una maneta que se gira de izquierdas a derecha para regular la temperatura del agua.
  • Monomando termostático: Es el más preciso de los tres a la hora de regular la temperatura del agua. Suele contar con dos mandos. El primero de ellos regula el caudal del agua, mientras que el segundo se encarga de la temperatura.
También te puede interesar:  Decorar el baño con espejos

Estantes para la ducha

A la hora de elegir el estante para la ducha podemos encontrarnos un amplio abanico de diseños y materiales. Entre los materiales más utilizados, podemos encontrarnos el plástico o los estantes metálicos. En este último caso aseguraros de que esté preparado para aguantar el agua y no termine por oxidarse.

Respecto al diseño, los más habituales suelen ser de rinconera, para aprovechar al máximo el espacio, aunque no son los únicos. También tenemos la opción de instalar un estante de ducha telescópico, con varios compartimentos. En el caso de no querer hacer agujeros, siempre tenemos la opción de un estante colgante, pero en este caso debes tener algo donde engancharlo.

Como son tantos las opciones que hay, lo mejor es que visitéis mejorescomparativas.es y descubráis algunas de las opciones principales que os podéis encontrar.

Alcachofa de ducha

Puede parecer que se trata de un elemento sin importancia en la ducha, pero contar con una buena alcachofa nos garantizará un baño más placentero. La mayoría de las personas cuentan con una alcachofa común y corriente de esas que sale el agua como si fuera lluvia. Aunque suelen ser suficientes, en el mercado existen otras muchas que ofrecen funcionalidades muy interesantes como puede ser controlar el chorro de agua o incorporar luces led cambiantes con colores terapéuticos.

En este punto sí que es importante tener en cuenta la cal que pueda tener el agua de nuestra zona, ya que con el paso del tiempo, los orificios de la alcachofa se pueden obstruir. Para evitar esta situación, existen modelos que cuentan con un sistema antical.

También te puede interesar:  Dormitorios pequeños para inspirarte

Baldas metálicas

En muchos casos, una vez que estamos metidos en la ducha nos damos cuenta que no hemos preparado la toalla correspondiente para secarnos. Para evitar esta situación incómoda, una de las opciones que tenemos es la de colocar unas baldas en el extremo contrario a donde esté la ducha. En esas baldas podemos tener siempre dobladas algunas toallas que utilizar en cualquier momento.

Aquí hay que decir, que esta idea solo es factible si la ducha es grande, ya que si no corremos el riesgo de que se moje lo que coloquemos en esas baldas.

Dispensador de gel

Aunque lo más habitual es tener los botes de gel y champú en el estante de la ducha, podemos ir un paso más adelante e instalar un dispensador de gel en la pared. Este dispensador puede ofrecer mayor comodidad que coger el bote del gel.

Además de los elementos que hemos comentado a lo largo de la publicación, ¿qué otros pensáis que no pueden faltar a la hora de decorar la ducha? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!