Hoy he estado en IKEA. Me hacía falta una silla de escritorio y al final he vuelto de compras con varios cacharros y sin silla. Es algo muy común que nos ocurre cuando vamos a esta gran superficie, porque hay cosas tan bonitas que al final acabamos comprando más de lo que queremos. Así que hoy te traigo una pequeña guía para que no acabes derrochando dinero innecesariamente. Que no está la cosa para ir comprando así al tun tun.

Lo primero que tienes que hacer antes de ir es una lista de la compra. Sí, parece un tópico, pero ayuda mucho. Además, gracias a las nuevas tecnologías puedes ver el producto, las medidas, la referencia e incluso el precio. Busca en la página de IKEA y anota el mueble que estás buscando. O un par de ellos. Y sobre todo, dónde está, así evitarás dar vueltas en la tienda viendo tentaciones. También puedes descargar la aplicación para el móvil, que ayuda mucho. Yo he ido apuntando ahí, de camino a IKEA, lo que quería comprar y al final me ha servido para evitar mirar otras cosas (bueno, ha caído una).

Una vez que llegas al IKEA puedes hacer dos cosas: o darte el paseo de la vida por la exposición, o ir directamente a la parte del almacén. Para evitar tentaciones, yo te recomiendo que vayas directamente a la segunda. Así coges lo que tenías apuntado y listo. Pero claro, en el caso de algunas cosas – como la silla – lo mejor es probarla, así que yo he tenido que ir, a contracorriente, por toda la exposición hasta llegar a la sección de oficina. Y al final, no me ha convencido, así que se ha quedado allí. Porque aunque llevemos la lista para no mirar más cosas, sí que es conveniente probar el producto antes de comprarlo. Aunque se puede descambiar, así te ahorras viajes innecesarios.

También te puede interesar:  Cómo limpiar la vitrocerámica sin rayarla

Cuando estés paseando entre los productos, analiza bien lo que ves y reflexiona. Que yo me he enamorado de unos vinilos y una colección de marcos y he estado a punto de echarlos en el carro, pero… no. Hazte una pregunta siempre que vayas a IKEA: Es mono, pero ¿me hace falta? Y un último consejo: no vayas acompañado a comprar a no ser que sea necesario. ¡Dos personas tendrán más tentaciones que una! Y si hay niños, el riesgo se multiplica…

¿Cuáles son tus trucos para comprar en IKEA?