Hoy en día y gracias a las nuevas tecnologías somos muchos los que trabajamos desde casa. Y es por eso que necesitamos tener un lugar adecuado en el cual poder desarrollar nuestra actividad laboral de la mejor manera posible.
En mi caso, reservo el trabajo ligero para el final de la noche, ya que lo único que necesito es mi portátil y puedo realizar el trabajo desde la cama, pero eso no es siempre lo mejor, ya que al final acaba cansando nuestros músculos y acabará pasándonos factura con el tiempo, por eso hoy te traigo algunas ideas para que tu mesa de trabajo sea tu mejor aliado.

Organización
Busca tu lugar
Es importante que si no dispones de una habitación propiamente para desarrollar tu trabajo, al menos dispongas de un pequeño rincón en alguna habitación para trabajar. Eso si, recuerda que es tu espacio y que es para trabajar, es decir, que no sea de dominio público.
Mobiliario
Hay cosas que serán básicas e imprescindibles, como por ejemplo el escritorio, una silla y un espacio de almacenaje. Seguramente tengas limitación de espacio, por lo que es importante que ahorres dinero evitando adquirir muebles decorativos y solo te centres en aquellos que cumplan una función.
En cuanto al escritorio, si sólo vas a necesitar el portátil y poco más, basta con un escritorio pequeño. Por el contrario, a más tareas manuales realices, más grandes ha de ser tu escritorio.
Si tu trabajo consiste en estar sentado, es importante que tu silla sea cómoda, una ergonómica es a día de hoy la mejor opción.
A medida que pasa el tiempo te das cuenta de que por mucho que inentes organizar tus cosas, jamás lo estarán, por lo que es bueno siempre tener un par de cajones o una estantería a mano donde poder ir guardando las cosas.
Luz
Otra cosa muy importante es la luz, ya que no solo vale con tener una ventana al lado, si no que es importante tener una lámpara que proporcione luz difusa y evita los fluorescentes, ya que cansarán más tu vista.
Colores
La teoría dice que los colores neutros son los que mejor vienen para un espacio de trabajo, y que si este es reducido optes por colores claros para aumentar la sensación de amplitud en estos espacios. Yo soy partidaria de que tu lugar de trabajo tienen que inspirarte para que te den ganas de trabajar, tampoco es plan de poner un azul chillón, pero si te gusta un color que no es neutro, no tengas miedo de usarlo.
Saca todo el partido
Saca todo el partido posible a tu espacio de trabajo, ya sea con muebles en las paredes, corchos y tablones, cuadros, accesorios, etc., deja volar tu imaginación creando tu mismo lo que necesites o recurriendo a alguna tienda, Ikea es mi favorita para este tipo de cosas.
Tu espacio
Por último, es tu lugar de trabajo, así que conviértelo en una parte de ti añadiendo todo lo que necesites o que haga que este espacio sea un lugar único que te defina.

También te puede interesar:  Feng shui en las escaleras

Espero que todos estos consejos te hayan servido y que me dejes comentarios mostrándome tu lugar de trabajo.

Fuente: Belelu