Consejos para elegir un buen colchón

La elección del colchón adecuado es esencial para dormir bien y obtener un descanso reparador, algo que tiene una gran repercusión en nuestra salud, bienestar y hasta en el estado de ánimo con el que afrontamos el día a día.

Así, es muy importante acertar en las medidas adecuadas, que en el caso de la longitud habrá de ser cómo mínimo 10 cm superior a tu altura en las camas individuales, o la del miembro de la pareja que más mida en las de matrimonio. Mientras que el grosor nunca será inferior a los 15 cm para garantizar el confort adecuado.

Consejos para elegir un buen colchón 1

Tipos de colchones

Además, los expertos del sector de la colchonería, que siempre van a ser los mejores especialistas en tu descanso, recomiendan sopesar las distintas opciones en materiales que hay en el mercado para escoger la modalidad de colchón más adecuada para cada persona, pudiéndose elegir entre:

Colchones de espuma de poliuretano

Los colchones en este material tienen la gran ventaja de ser muy manejables por su liviandad, lo que unido a su precio económico los hace ideales para camas que se usen poco. Además, si tienen una densidad adecuada pueden ofrecer también una buena firmeza, aunque eso sí no es ni de lejos el material que más confort puede proporcionar.

Colchones de muelles

Entre las ventajas de los colchones de muelles están la comodidad que ofrecen a quienes tienen algún tipo de dolencia lumbar, su mayor frescura en verano y también su buen precio. Asimismo, si los muelles están recubiertos del material óptimo se puede obtener una firmeza media-alta, a lo que se suma una gran durabilidad. Por todo ello resultan una opción muy interesante aunque tengan un precio un poco mayor que los anteriores.

También te puede interesar:  Viste a tu cama con muchos colores

Colchones viscoelásticos

Por las características de las viscoelástica estos colchones van de maravilla para las personas con problemas articulares o musculares, así como para las que tienen tendencia a dormir de lado. Además, se pueden encontrar variedades con múltiples grados de firmeza, estando determinada esta por el grosor de la capa de visco y el material que componga el núcleo, si bien es cierto que hay quienes los encuentran demasiado blandos. En el capítulo de ventajas también habría que añadir su estabilidadflexibilidad y adaptabilidad, y como único pequeño inconveniente estaría su menor transpirabilidad.

Colchones de látex

Este material es ideal para las personas alérgicas, ya que los ácaros no pueden anidar en él. Al tiempo, que también conjuga firmeza y flexibilidad, lo que hace que esta variedad de colchones resulte perfecta para quienes tienden a moverse mucho en la cama. Asimismo, su gran durabilidad compensa la inversión un poquito mayor que implican con respecto a otras modalidades como los colchones de espuma o de viscolástica.

Esperamos que te haya sido de utilidad este post sobre los distintos tipos de colchones para dormir. Ten en cuenta que al margen de procurar hacer una buena elección de los materiales y las dimensiones, es igualmente primordial acertar a la hora de elegir el somier, resultando lo más aconsejable antes de tomar cualquier decisión recabar el asesoramiento de quien mejor puede ayudarte a escoger: los profesionales especializados en descanso.