A la hora de pintar cada ambiente de nuestro hogar, optar por la combinación de colores adecuada resulta la tarea primordial y más compleja. Tener en cuenta el mobiliario, la iluminación, el espacio disponible, el estilo decorativo buscado y la tarea a realizar en cada habitación son algunos de los detalles a tener en cuenta.


Pero esta tarea es mucho más profunda y para que tú mismo puedas realizarla obteniendo magníficos resultados, deberás tener presente los siguientes consejos y trucos:

  • Existen dos grupos de colores: Los cálidos (pertenecientes a la gama de los rojos, naranjas y amarillos) y los fríos (los cuales abarcan los azules, violetas y verdes). Es fundamental no mezclar estos grupos de colores para obtener resultados armoniosos.
  • Ambos grupos de colores siempre deben combinarse con colores neutros que equilibren la decoración. En esta categoría resultan ideales los blancos rotos.
  • Una vez claros estos dos trucos, es importante tener en cuenta el tipo de iluminación con que cuenta la habitación. Si se trata de un ambiente obscuro, los colores claros son ideales para aumentar la luminosidad, mientras que si se trata de un espacio bien iluminado puede escogerse con completa libertad cualquier tipo de color.
  • Otra característica a tener en cuenta son los metros cuadrados. Si se trata de un espacio pequeño deberás usar colores claros y decoraciones sencillas para aumentar la sensación visual de amplitud, mientras que si se trata de espacios más amplios puedes escoger entre todos los colores disponibles, combinándolos infinitamente.
  • Por último, si posees previamente los muebles es importante tenerlos en cuenta a la hora de escoger el color para cada ambiente, mientras que si todavía no los has escogido, podrás optar por el color que más te agrade, adquiriendo luego los muebles en función de este.
También te puede interesar:  La técnica del autoadhesivo para techos está de moda.