Consejos para limpiar la cubierta de tu piscina

Tener una piscina es casa es el sueño de muchas personas, más cuando el buen tiempo hace acto de presencia y vives en un lugar muy caluroso alejado de la playa. Sin duda, todos tus amigos y familiares querrán hacerte alguna visita para poder disfrutar de ella. Para poder disfrutarla en verano, es importante que durante todo el año la cuidemos con mucho mimo y esmero. Entre estos cuidados, hay que destacar el uso de una cubierta para la piscina que es la mejor forma de mantener el agua limpia y de que las piscinas sobrevivan a la estación invernal, conservándolas en un estado óptimo para la temporada de baño. Lo bueno, es que nos podemos encontrar cubiertas para todo tipo de piscinas. Solo hay que visitar el portal Abrisol.net para encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Debido al papel fundamental para la correcta conservación y mantenimiento de las piscinas, es necesario que las cubiertas se mantengan siempre en buen estado y limpias de toda suciedad. Para que esto os sea más sencillo, hoy queremos compartir con todos vosotros algunos consejos de limpieza.

Índice del artículo

Agua para limpiar la cubierta

Independientemente del tipo de cubierta que estemos utilizando, el agua puede ser nuestro gran aliado para acabar con la suciedad. Lo más habitual es que las cubiertas se ensucien con gotas de lluvia, barro o polvo. Para acabar con esas manchas, aplica un chorro de agua a presión sobre toda la superficie de manera continuada. Esto suele ser suficiente para desprender todas esas pequeñas partículas que afean la cubierta de nuestra piscina.

También te puede interesar:  Tejados con cesped

Nada de frotar con trapos ni cepillos

Cuando hablamos de limpiar una superficie, lo primero que se nos viene a la cabeza es coger un trapo o cepillo para frotar la superficie en cuestión, pero esto no es recomendable en el caso de las cubiertas. Esto es debido a que los restos de tierra y suciedad adheridos podrían dañar la estructura cuando frotemos. Como hemos comentado en el punto anterior, un buen manguerazo con agua a presión es más que suficiente para garantizar una buena limpieza.

Esponja y jabón para acabar con la suciedad más resistente

Puede darse el caso de que nos encontremos con ciertas manchas que no se desprenden solo con el agua. En el caso de tener que frotar para acabar con ellas, utiliza una esponja y un poco de jabón. Frota de formas suave sobre la mancha hasta acabar con ella, pero siempre teniendo cuidado de no dañar la cubierta.

¿Cómo limpiar el interior de la cubierta?

Lo visto hasta ahora vale para el caso de la zona exterior, pero la interior tampoco requiere de mucho esfuerzo para su limpieza. En este caso, lo más probable es que la parte interior se quede manchada por el vaho o por las pequeñas partículas que puedan quedar adheridas con el vapor de agua. En este caso, utilizar un limpiacristales puede ser suficiente para acabar con esas manchas, ya que no nos encontraremos con elementos como arena, hojas o plantas, en el caso de que la superficie sea de cristal. Si la cubierta es de otro material, lo recomendables es utilizar únicamente agua para no dañarla.

También te puede interesar:  Adirondack Chair, estilo en tu jardín

Además de los consejos que hemos compartido con vosotros, ¿qué otros soléis utilizar para conseguir que vuestras cubiertas estén limpias? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!